Nociones básicas de yoga



La práctica física de yoga es un sistema completo de ejercicios y movimientos saludables que integra equilibrio, flexibilidad, fuerza, atención y elegancia. El yoga explora nuestros límites, y se mueve a través de estos.    En esencia, yoga es el estado de armonía entre cuerpo, mente y espíritu. Es una práctica que nos ayuda a vivir en un estado de integración de las diferentes partes de las que estamos formados: física, mental, respiración, comunicación, y mucho más. De hecho, la finalidad última de yoga es la de prepararnos para tener unas condiciones favorables para meditar. ¿Qué diferencia una asana de un estiramiento realizado en un ámbito deportivo?   Una asana se caracteriza por un esfuerzo sostenido en el tiempo realizado con amabilidad y firmeza a la vez, así como una actitud de atención por lo que estamos haciendo y con curiosidad por lo que estamos sintiendo, esto nos conduce hacia una apertura para profundizar más en nosotros mismos. La práctica debe ser nutritiva, sin llegar al punto de un cansancio excesivo, pues deja de ser beneficiosa.    Otro aspecto básico dentro de la práctica de yoga es el pranayama, el control de las energías a través de la respiración. Encontramos diferentes técnicas dentro del pranayama, cada una con unos efectos específicos sobre el cuerpo, las emociones y la mente. Para llegar al estado de máxima concentración, el yoga nos recomienda tomar conciencia del aliento y reducir progresivamente su longitud. Existen diferentes estilos de yoga como: Hatha yoga, Ashtanga, Sivananda, Iyengar, Kundalini, Bikram, Vinyasa, Yoga Tibetano, yoga Nidra, y otros. A pesar de la mayoría de tipos de yoga tienen unas raíces en común, cada uno se caracteriza por una determinada manera de ejecutar la práctica. Es a través de la vivencia de yoga que uno experimenta sus beneficios.